lunes, 22 de julio de 2013

Adolf Hitler quería súper poderes y por eso se inyectaba hormonas


Adolf Hitler, dirigente del partido Nacional Socialista (NAZI) Alemán, además de ser uno de los mayores genocidas y demonios de la Segunda Guerra Mundial, fue un ingenuo carente de sentido preocupado por conseguir una gran virilidad (como ya vimos aquí) y un estado físico superior al humano, algo similar a súper poderes...

¿Cómo intentaba conseguir esto?



Para mantener la virilidad y conseguir su cuerpo superior,  Adolf Hitler, recibía de su médico personal, Theodore Morell, inyecciones de un compuesto que contenía hormonas de testículos de animales machacados.

Parece ser que a uno de los peores seres humanos de la historia, tan obsesionado con demostrar su carente poder, que a mi suponer no era otra cosa que demencia y humillación, era incapaz de mantener una erección y tampoco poseía el cuerpo de súper héroe que siempre busco mostrar.

Aunque claro, son simples conjeturas basadas en supuestos.Sí que es cierto que en ciertos informes aparecen pases que hablan de tratamiento para la virilidad y el cuerpo.No obstante este tipo de informaciones suelen ser más para enturbiar la imagen de los hombres en cuestión, que algo verídico.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...