lunes, 15 de julio de 2013

La vida en el Antiguo Egipto (I): Todo por el Faraón

Esfinge y pirámide de Keops

Cuando el pueblo egipcio se disponía a construir sus magníficas tumbas y templos, partían todo lo lejos que hiciera falta. Tampoco escatimaban en gastos para conseguir  piedra,  metal y  madera de  gran calidad. Nada era demasiado hermoso ni demasiado sólido, todo debía ser perfecto, pues el paso a la gran vida tras la muerte de sus faraones, tenía que ser grandioso.

 ¿Cómo y por qué se construyeron estas grandes construcciones?


Los templos y las tumbas han durado hasta nuestros días, lo cual deja evidente que fueron grandes arquitectos y ante todo grandes trabajadores. En Egipto, tal y como hemos dicho, eran muy meticulosos y perfeccionistas y con el tiempo fueron mejorando sus pirámides hasta logran la perfección visual y técnica.

No obstante este perfeccionamiento para evitar dejar huecos entre las piedras perfectamente cortadas, están haciendo que las pirámides más modernas, al no tener un margen de asentamiento, se estén viendo dañadas, desplazadas y en peligro. La perfección no siempre es el mejor camino.

Lejos de las historias de especuladores que dicen que fue imposible construir los templos y pirámides en tan poco tiempo,y que  tratan de otorgar el origen alienígena a los egipcios.

Lo cierto es, que la construcción de una pirámide tenía detrás a grandes maestros arquitectos, matemáticos, auténticos genios en el arte de cortar la piedra (estereotomía) y una gran masa de trabajadores dedicados, que desde luego, no sólo trabajaban de lunes a viernes y 8 horas diarias, pues sus jornadas podían alargarse sin control.

Keops, Kefrén y Micerinos son sólo uno de los ejemplos de las grandiosidades de Egipto ¡estad atentos que os haré llegar todas sus maravillas!







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...